Aunque muchos creen que los dolores de espalda y cervicales se van con el paso del tiempo o con la ingesta de un antiinflamatorio o analgésico, el origen de estas molestias puede ser muscular, articular, óseo o neurológico. Malas posturas, sobreesfuerzos, traumatismos o accidentes de tráficos son algunas de las causas de estas molestias, que pueden ser corregidas gracias a la labor de los fisioterapeutas por medio de su intervención, de masajes y de la recomendación de ejercicios para hacer en casa que ayuden a rectificar malos hábitos posturales.

Consúltanos tu caso sin compromiso.